Cómo preparar la mochila de Trekking

Guía para preparar nuestra mochila

Aunque la época del año, la meteorología, la actividad que vayamos a realizar y su duración condicionan la preparación de la mochila de montaña, podemos seguir unas pautas generales que facilitaran el acceso al material cuando lo necesitemos y optimizaran nuestro esfuerzo y progresión.  

Cargaremos con el material justo y necesario para la actividad; no llevaremos más material para aprovechar el espacio libre, ni descartaremos material necesario para poder usar una mochila más ligera o pequeña.

Además, el objetivo es conseguir una óptima distribución de la carga en el conjunto de la mochila para evitar que el peso hacía un lado o hacia atrás nos desequilibre. La mochila y su peso debe sentirse como un todo compacto.

Evitaremos llevar objetos mal amarrados o colgando, móviles, que se balanceen o golpeen a nosotros o el entorno.

Organizaremos el material en función de su peso, su volumen y la frecuencia y rapidez a la que tenemos que acceder a él.

En la mochila de montaña distinguimos 4 áreas de carga principales, y una quinta área auxiliar, los laterales:

Áreas de carga de la mochila de montaña

  1. La parte inferior, donde llevaremos el material ligero y que no vayamos a necesitar durante la marcha; saco de dormir o funda de vivac. En caso de cargar una tienda de campaña podemos cargarla atada bajo esta parte inferior, evitando siempre que nos golpee las nalgas o piernas durante el caminar.
  1. El área central y más cercana a la espalda. Aquí cargaremos el material más pesado y rígido; hornillo o baterías. Manteniéndolo cercano a nuestro centro de gravedad minimizamos el desequilibrio. Podemos acolchar el interior del respaldo con muda de recambio para evitar que nos molesten los elementos rígidos.
  1. El área central y más alejada de la espalda. La usaremos para cargar el resto del material, procurando una buena distribución del volumen y el peso. El uso de bolsas impermeables y transparentes será de gran ayuda para organizar el conjunto del material, mantenerlo seco en caso de lluvia y encontrarlo lo que buscamos con facilidad.
  1. La parte superior, donde cargaremos el material que necesitamos tener a mano por su importancia o porque hay posibilidades que vayamos a utilizar en nuestra ruta; comida rápida, botiquín, gorro, guantes, impermeable, móvil, GPS, guía.
  1. Los laterales de la mochila. Cargaremos material voluminoso y poco pesado como la esterilla o bastones, y material de acceso rápido como las cantimploras de agua, vigilando siempre de compensar el peso en ambos lados.

En conclusión, éstas pautas nos servirán para repartir y organizar el material de forma óptima, siendo de gran ayuda para localizar lo que necesitemos y consiguiendo un buen reparto de la carga.

También en Mochilas de Senderismo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.